Es probable que estés más familiarizada con el término exfoliación. Y, además, que lo relaciones con un tratamiento facial. Pero, Â¿Conoces los beneficios del peeling corporal? ¿Sabías que los peelings corporales ayudan a mantener nuestra piel joven y tersa? En el fondo, la idea es la misma, limpiar la piel en profundidad y eliminar células muertas.

Los peelings corporales son una técnica muy habitual en los centros de estética. Pueden aplicarse solos. Sin embargo, es interesante que te los plantees como un complemento de cualquier otro tratamiento que trabaje con la dermis. Si los realizas previamente, la piel estará preparada para absorber mejor cremas u otros productos que tengas que aplicar.

Lo que aportan los peelings corporales

Si has oído que este es un tratamiento reservado para el verano o las épocas del año en las que exponemos más nuestro cuerpo, mejor que empieces por liberarte de este tópico. Es verdad que el efecto de tomar el sol y de los baños en la piscina o el mar deshidratan y resecan tu piel, aumentando su escamación.

Pero, los peelings corporales son igual de necesarios durante el invierno, cuando la piel está medio asfixiada debajo de la ropa. Esa falta de transpiración natural produce el mismo efecto. En este caso, suelen aparecer unos molestos granitos que es fácil eliminar con los productos exfoliantes adecuados.

Además de conseguir que tu piel luzca su mejor aspecto, uniforme, tersa y luminosa, hay otros beneficios que se consiguen con este tratamiento igual de interesantes:

  • mejora el riego sanguíneo
  • elimina durezas e imperfecciones de la piel
  • aumenta la regeneración celular, es decir, frena el envejecimiento prematuro de la dermis
  • tiene un efecto relajante, porque no todo es cuidar el cuerpo. Los peelings corporales ayudan al bienestar general y alivian el estrés

En principio, los peelings corporales son recomendables para cualquier persona. Pero, es conveniente que compruebes que no hay problemas alérgicos. Y, recuerda que no se debe tomar el sol en un par de días porque la piel está menos protegida y tiene más riesgo de quemarse e irritarse.

Técnicas de exfoliación corporal

Los peelings corporales pueden hacerse en casa, usando cremas y guantes o cepillos que trabajan en capas más profundas de la dermis. Sin embargo, sus resultados no son comparables a los que se consiguen en un centro de estética. Hay dos formas de realizar estos tratamientos:

  • peeling mecánico. Se utiliza aparatología específica. Lo más avanzado es la microdermoabrasión con puntas de diamante o con microcristales, aunque este segundo está más recomendado para aplicar en el cutis. Sin duda, dentro de los peelings corporales es el de puntas de diamante el más interesante. Sobre todo si tu cliente está interesada en un tratamiento reductor, porque eliminas la capa córnea de la piel y así se movilizan mejor las células grasas.
  • peeling químico. Mediante geles o cremas. ¡Un placer que no puedes perderte por la gama de aromas y variedades que hay a tu disposición!

¡Incorpora ambas fórmulas a tu oferta de tratamientos estrella! Tú ya sabías que los peelings corporales ayudan a mantener nuestra piel joven y tersa. Ahora, además, eres consciente de todos los beneficios del peeling corporal añadidos que aportan.